“Aceptamos el amor que creemos merecer”

¿Qué tiene de real esta frase?

Me gusta decir que el amor es un arte y como tal puede traerse incorporado naturalmente, pero lo principal hay que aprenderlo.

En el momento que debemos elegir con quien empezar una relación sentimental o sexual, se ponen en juego muchos factores de los que no somos conscientes. La idea del amor es la resultante de nuestra primera experiencia en dicha materia, esta se da en la infancia en relación a nuestros padres y se le van sumando las experiencias vividas, hasta llegar a configurar nuestras necesidades. Esto afecta directamente a la formación de nuestra personalidad y la autoestima.

Personalidad: Conjunto de rasgos y cualidades que configuran la forma de ser de una persona y la diferencian de las demás.

Autoestima: Conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones y sentimientos dirigidos hacia nosotros mismos.

Tanto la personalidad como la autoestima son determinantes a la hora de decidir. Entonces nos embarcamos en la búsqueda tomando como referencias ese cariño que vemos, que recibimos, que anhelamos, que nos piden o que nos niegan. Aunque no sabemos conscientemente cuales son nuestras expectativas, inconscientemente nos generamos un modelo y buscamos que nuestra futura pareja las cumpla.

Por ejemplo: una persona que ha sido en su infancia tratada con desapego, buscará una persona distante con quien relacionarse, esto no se va a dar en todos los casos, pero teniendo en cuenta que nuestra memoria emocional tiende a repetir patrones o en menor porcentaje a evitarlos, podemos decir que es muy acertada la afirmación.

Hablando en términos medicinales, nuestro cerebro tiene una zona subcortical, donde trabajan las emociones y una cortical, que se dedica a procesos lógicos y racionales. Cuando decidimos con quien empezar una relación, nuestra zona subcortical entra en juego y va a depender de toda la información que haya en nuestra psique para determinar esa elección.  Eso explica la razón de que muchas personas elijan a quienes les van a terminar haciendo sufrir. Si en el fondo crees que te mereces que te castiguen, el impulso de lanzarte a los brazos de quien te puede dar ese castigo va a ser incontenible. O si  piensas que no mereces estar con nadie, buscarás la forma de boicotear una tras otra tus relaciones y quedarte solo/a. Si por el contrario creciste y te formaste en un ambiente sano y transitaste tus primeros vínculos con el debido apego, definitivamente tu autoestima es alta y vas a buscar una persona que te valore así como tú lo haces. Tienes que quererte tanto como para exigir que te quieran sin condiciones y no conformarte con menos. Valorarás al final de la elección, a aquella persona que te acepte con tus virtudes y tus defectos, con esas imperfecciones que te hacen único/a y que en definitiva son cicatrices de vida, que solo pueden sanar con amor. 

Publicado por flaviaalessan

Escritora, música amateur.

3 comentarios sobre ““Aceptamos el amor que creemos merecer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: